miércoles, 13 de mayo de 2009

Naciones Neoimperialistas

Gran Bretaña
Formado estrictamente como tal desde el siglo XVI. Alcanzó su madurez durante el reinado de Victoria I (1837-1901). Hasta entonces tenía claras aspiraciones por controlar las rutas marítimas en torno al comercio y estrategias militares. La derrota de Napoleón reforzó su posición dominante.
En África avanzó desde el sur. En esta progresión hacia el norte chocaría con los “Bóers” , pobladores de origen holandés establecidos en Transvaal y Orange así con la población zulú a la que venció en 1879. Con esta conquista impidió que Portugal pudiera progresar de Oeste a Este y unir sus colonias de Angola y Mozambique.
Esta expansión se completó con la incorporación de Nigeria, parte de Somalia (1884), Kenia y Uganda. En el control del valle del Nilo chocó contra la otra gran potencia imperialista de África: Francia. Una vez alejado el peligro de una guerra entre ambas potencias tras el "Incidente de Fachoda" (en Sudán), el Imperio Británico se adueño de una de las áreas más ricas de África: el sur, pródigo en oro y diamantes; y el valle del Nilo (Egipto y Sudán), con sus fértiles cultivos de algodón. Su control le permitió además proteger las principales rutas que conducían a la India.

Francia
Después del imperio Británico, y con mucho esfuerzo, constituyó ser el segundo más importante.
Entre 1847 y 1905 conquistó Argelia, Túnez y establece el protectorado de Marruecos. El Congo Francés fue declarado colonia francesa. Sin embargo, al lado de Egipto y Sudán pierde influencia. En el centro del continente poseía Senegal, Guinea entre otras. En 1898 consiguió Madagascar, pero tras el incidente de Fachoda, abandona el proyecto de unir los extremos Este y Oeste. En un deseo de resarcirse de la pérdida de Sudán proyectó controlar todo el Magreb (en especial Marruecos), pero entró en colisión con Alemania. En 1911 se desató entre ambas potencias un nuevo conflicto que se saldó con la concesión de la ampliación del territorio de Camerún en beneficio de Alemania.

Otros Imperios
Alemania e Italia: Ambos países, ocupados en su proceso de unidad nacional, se incorporaron tardíamente a la empresa imperialista. Alemania logró anexionarse tras algunas posesiones africanas. Italia ocupó una serie de territorios africanos como Eritrea.
Bélgica: Se aseguró el dominio de la cuenca del Congo que tras el Congreso de Berlín en 1885 fue incorporado a la soberanía personal del rey Leopoldo II.
Portugal y España: Portugal reafirmó y aseguró su presencia en Angola y Mozambique, pero su proyecto de unir ambos territorios fracasó. España mantuvo en África Occidental Ifni, Rio Muni y Fernando Poo.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada