miércoles, 13 de mayo de 2009

Conclusión I

El Imperialismo supuso el sometimiento político, económico, social, cultural, religioso, ideológico, entre otros factores; en el continente Africano, y dejó profundas consecuencias para el futuro de estos territorios, que fueron dominados por grandes y poderosos imperios.

El imperialismo ocasionó la pérdida de la identidad de los pobladores indígenas, ya que los colonizadores establecieron sus modelos de conducta en la mentalidad, educación y la lengua de los nativos. Demográficamente la población de África se incrementó producto de la medicina moderna occidental instaurada para bajar las tasas de mortalidad, incluyendo nacimientos. Lo mencionado anteriormente se tradujo en un desequilibrio entre población y recursos que hoy día constituye un grave problema para el continente negro.

Desde el punto de vista económico, se basó en la producción de materias primas y minerales para la exportación, además de oro y diamantes entre otros. África era ahora una fuente importante, puesto que aseguraba el flujo de comercio exterior. Para lograr esto, los países colonizadores se vieron en la necesidad de industrializar las áreas dominadas, dotando de puertos, carreteras, ferrocarriles, educación, hospitales, métodos modernos para la agricultura, por mencionar algunos aportes y mejores.

En términos políticos ,al ser dominados y volverse dependientes en mayor o menor grado, las colonias estaban determinadas por el tipo de organización del colonizador. Esta imposición no estuvo exenta de conflictos y como consecuencia, ayudó a levantar el sentimiento nacionalista, antiimperialista, entre la población indígena. Los oriundos reclamaban por un mayor respeto a las tradiciones autóctonas y la participación que adoptaban sobre los territorios administrados. En muchos casos los Africanos demandaron los mismos modos democráticos que las metrópolis defendían para sí mismas, pero negaban a sus colonias: libertad, igualdad, soberanía nacional, etc.

En la actualidad, África presenta el condenado legado del imperialismo y el colonialismo a través de guerras, devastación, pobreza y genocidio. Tras la independencia, las colonias del continente Africano se convirtieron en un país de capital de exportación de materias primas, lo que era poco rentable, a pesar de ser el país más rico en recursos naturales, debido a que las potencias dominan la economía mundial, obstaculizando el desarrollo de los países Ex¬-coloniales. África, en estos momentos, posee una deuda externa que supera los trescientos mil millones de dólares, ya que para sobrevivir se han visto obligados a pedir préstamos a occidente. Con altas tasas de desempleo y analfabetismo el subdesarrollado continente negro ha pasado a pertenecer al tercer mundo, debido a la sobreexplotación de la población y al desequilibrio comercial que no permiten a África salir del empobrecimiento, confirmando el proceso que describió en su momento, Carl Marx:

“La acumulación de riqueza en un polo es al propio tiempo acumulación de miseria, tormentos de trabajo, esclavitud, ignorancia, embrutecimiento y degradación moral en el polo opuesto, esto es, donde se halla la clase que produce su propio producto como Capital”

Autor: Katherine Páez R.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada